La Virgen de Guadalupe

oracion-a-la-virgen-de-guadalupe

Oracion a la Virgen de Guadalupe

La oración a la Virgen de Guadalupe es muy poderosa. La Virgen de Guadalupe es una de las tantas manifestaciones de la Santísima Virgen María, es decir, una aparición Mariana. La Virgen de Guadalupe es una de las imágenes de la Virgen más conocidas y adoradas a nivel mundial, y popularmente se le conoce por ser la santa patrona de México y emperatriz de América.

Según la tradición católica, la Virgen de Guadalupe se le apareció a un hombre llamado Juan Diego de Cuauhtlatoatzin, el cual nació en 1474 en Cuautitlán, que en aquel momento era llamado reino de Texcoco, y era perteneciente a la etnia de los chichimecas. Su nombre de tradición mexicana que era Cuauhtlatoatzin, significaba en su lengua materna el águila que habla. Una vez adulto, Juan Diego, ere un devoto católico muy atraído por la doctrina franciscana impuesta por sus padres; el habría recibido el bautismo y con este el nombre hispano de Juan Diego. De adulto era un hombre casado y de familia, y estaba con una mujer llamada María Lucía con la cual celebro un matrimonio cristiano, la cual falleció en 1529.

Según los escritos encontrados por el vaticano y otros entes, apunta a que el 9 de diciembre de 1531, mientras que Juan Diego se dirigía a pie a Tlatelolco, cerca de de un lugar llamado Tepeyac, pudo observar el milagro de la primera aparición de la Virgen María, la cual posteriormente se convertiría en la Virgen de Guadalupe; ella le indico ser la madre del unido Dios verdadero y le encargo que en su nombre se construyera una iglesia en el lugar de la aparición, así que le dijo que se lo pidiese al obispo capitalino, llamado Juan Zumárraga. Cuando el obispo se niega a la petición, Juan Diego va otra vez a hablar con la Virgen en el lugar original, en donde ocurre la segunda milagrosa aparición, y le pidió que insistiese. Y una vez que el obispo le pidió pruebas, Juan Diego encontró a su hermano muy enfermo, así que bajo indicaciones de la Virgen, el obispo y Juan Diego fueron milagro de la curación del enfermo hermano del último mencionado, bajo mano y divina obra de la Virgen de Guadalupe. Posteriormente se suscitaron en total cinco apariciones milagrosas de la Virgen María.

Oración a la Virgen de Guadalupe

¡Oh Virgen Inmaculada, Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia! Tú, que desde este lugar manifiestas tu clemencia y tu compasión a todos los que solicitan tu amparo; escucha la oración que con filial confianza te dirigimos y preséntala ante tu Hijo Jesús, único redentor nuestro.

Madre de misericordia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso, a ti, que sales al encuentro de nosotros, los pecadores, te consagramos en este día todos nuestro ser y todo nuestro amor. Te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos, nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores.

Da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos; ya que todo lo que tenemos y somos lo ponemos bajo tu cuidado, Señora y madre nuestra.

Queremos ser totalmente tuyos y recorrer contigo el camino de una plena fidelidad a Jesucristo en su Iglesia: no nos sueltes de tu mano amorosa.

Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te pedimos por todos los obispos, para que conduzcan a los fieles por senderos de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios y a las almas.

Contempla esta inmensa mies, e intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y otorga abundantes vocaciones de sacerdotes y religiosos, fuertes en la fe, y celosos dispensadores de los misterios de Dios.

Amén.